Follow by Email

Friday, February 01, 2013

Soy improductiva y sigo aquí

Octubre 8 del 2010, esa fue mi última actualización en este blog. Lo tenía abandonado porque he ido olvidando escribir cosas improductivas, económicamente hablando, y me he concentrado en la literatura empresarial: e-mails, presupuestos, presentaciones, formularios, rimbombantes sueños emprendedores, la lista de la compra, cartas dirigidas a la oficina de inmigración, etc.; todos esos escritos que nos dan un puesto social o que nos lo quitan. Lo contradictorio es que cuanto más textos productivos he elaborado, más cosas improductivas he hecho;  entre viajes, personas, trampas, alegrías, bolsillos vacíos, confusiones, dilemas, pecados, paseos con mi perra...podría armar un libro, incluyendo las páginas de mentiras y exageraciones que adornan encantadoramente las historias.


Para re-comenzar me gustaría compartir la historia de Comunícale, un proyecto emprendedor que he dado a luz pero al que aún le quedan muchos días de gestación. Esta iniciativa, como otras miles, ha tenido que nacer obligada porque el nuevo esquema laboral nos obliga. A propósito, es una pena que las iniciativas emprendedoras en muchos de nosotros sean un plan de emergencia, cuando el ser emprendedor es algo innato en el ser humano. Pero retomando, Comunícale tiene apenas un año de vida y existe para asesorar a los autónomos y PYMES en su presencia en Internet, también desarrollo planes de comunicación tradicional, eventos, gestión de diseño WEB y gráfico, etc, todo lo relacionado con el amplio mundo de la comunicación.

A decir verdad, este proyecto no me ha dado para vivir aún, pero me ha dado muchos motivos para vivir y ahí es dónde radica su valor real. He conocido personas, proyectos y lugares, he puesto en marcha mi creatividad adormecida, me ha regalado grandes satisfacciones personales y profesionales y me ha dado un lugar en el nuevo orden sistemático.

Yo creo que la profecía de los Mayas si se ha cumplido, el mundo se ha acabado, pero el mundo tal como lo teníamos concebido y ahora nos estamos reinventando, ahora que por ejemplo en España tenemos 6 millones de parados y que más de 500 mil extranjeros han retornado a sus países en 2012. No hizo falta una gran explosión, un gran diluvio o que un meteorito nos cayera encima, simplemente el sistema económico  y los caprichos políticos nos están marcando otros caminos y nos ha hecho abandonar esos que nos hacían sentir tan cómodos, con nuestras pagas extras, las primas, las vacaciones pagas, la fiesta de Navidad y la hora improductiva del café a media mañana.

 Todo está cambiando, las estructuras laborales, la manera virtual en que nos relacionamos y hasta nos enamoramos gracias a Internet, los sueños de países con economías emergentes, los verdaderos dueños del poder en los gobiernos europeos, la voz de la opinión, que provenía de gurús especialista a ser la voz de todo el mundo con las redes sociales, los destinos de inversión de las multinacionales que rompen los estereotipos y por supuesto el espíritu emprendedor de las personas.

 Creo que muchos no son conscientes pero somos muy afortunados al ver todas esta transformación, pues el emprendimiento, aunque exige tiempo y esfuerzo, nos reactiva ante la vida y nos abre un mundo de posibilidades que pueden ser rentables o sencillamente satisfactorias. Los que estamos viviendo éste acontecimiento, salimos de casa sin saber qué va a pasar, sin que nos espere Pepe en la puerta del trabajo mientras dice 300 veces buenos días, sin que nos espere la silla amoldada con la forma de nuestro trasero, sin que esté el jefe a las 8 de la mañana pidiéndonos un sin propósito.

 Es verdad que el emprendedor puede sentir algo de vértigo e incertidumbre pero entonces ¿qué es la vida? si todo cambia, todos cambiamos, todo es efímero, todo es prestado, todo va y viene. Así que voto por exprimir hasta la última gota de lo que ahora es mío y que cuando eso se acabe, pueda aprender a recomenzar sonriendo. Y ya que he roto el hielo de mi escritura abandonada, me seguiré dejando caer por aquí con más paja improductiva. A los que me leáis ésto, os invito a perder el tiempo conmigo.

1 comment:

Bartolome said...

Muy interesante